La moto eléctrica española que revolucionará el mercado mundial

El año 2019 marcará un antes y un después en el proceso de transformación de la movilidad motociclista, porque por primera vez un fabricante de motos eléctricas se codea con los constructores tradicionales. Se trata de Silence, marca ubicada en Barcelona, creada por el expiloto de raids Carlos Sotelo, con varios títulos a la cabeza y un podio final en el Rally Dakar –tercero en la edición de 1996-, que se ha convertido en la revelación del mercado motociclista.

Silence se ha situado como el décimo fabricante por número de matriculaciones en 2019, un dato inédito para un productor de motos eléctricas, al matricular el pasado año 5.589 unidades. Su modelo Silence S02, con 5.213 unidades matriculadas, es el cuarto más vendido del mercado, no muy lejos del superventas de 2019, el KYMCO Agility City 125, del que se vendieron 6.793 unidades.

El éxito de Silence radica en sus ventas a flotas y “motosharing”, el nuevo concepto de movilidad que se impulsa en las principales capitales españolas. Su progresión le lleva a la venta directa a particulares con el modelo S01, a través de una amplia red comercial que poco a poco va tejiendo, tanto dentro como fuera de España. Uno de sus acuerdos más notables es el que ha alcanzado con Seat. El fabricante español de automóviles tiene la responsabilidad de hacerse cargo de los proyectos de micromovilidad dentro del Grupo Volkswagen, y ha considerado a Silence como el socio ideal para llevar adelante sus iniciativas en este terreno.

Deja un comentario

WhatsApp chat